Sonrisas contagiosas

9/07/2014

8 razones por las que los Pallapupas no son voluntarios

Los Pallapupas son actores y actrices profesionales, es decir, no son voluntarios, sino que hacen un trabajo remunerado económicamente. Seguramente te preguntes por qué ¡a continuación te damos ocho razones!

  • 1.- Desde Pallapupas queremos dignificar la profesión de los actores y actrices, así defendemos la profesionalidad y la calidad de nuestros artistas. Esta profesión es tan digna como cualquier otra y por lo tanto se ha de valorar también con una remuneración adaptada a las características del trabajo
  • 2.- En consecuncia, para formar parte del equipo artístico de Pallapupas, hay que pasar un casting muy exigenente, para el que se deben tener dos años de experiencia en arte dramático y algún tipo de formación en clown en el caso de payasos de hospital; y de teatro del oprimido en el caso del programa de Teatro Social.
  • 3.- No nos dedicamos al entretenimento, sino que realizamos un trabajo asistencial a través del humor y del teatro. Acompañamos a la persona ingresada, a su familia y al personal sanitario en su paso por el hospital, para que sea lo menos traumático posible. Nuestra misión es la de mejorar el estado físico y emocional de los niños, niñas y personas mayores hospitalizadas y el de adolescentes y adultos con enfermedades mentales (hospitalizados y no hospitalizados).

pallapupas-formacio-pallassos-hospital

  • 4.- Los actores y actrices que pasan el casting se forman en una metodología artística propia, el método Pallapupas, que combina la formación actoral con la formación médica y psicológica, para trabajar codo con codo con el personal sanitario como un solo equipo, estando a su servicio en los momentos delicados, como los momentos de curas, anestesia en el quirófano o en los tratamientos menos llevaderos.
  • 5.- Cada proyecto se realiza a medida de cada el centro donde trabajamos, respondiendo a sus necesidades; tanto en el proyecto genérico como en el día a día en el hospital. La intervención artística se desarrolla en tres fases:
    1. A. La transmisión, en la que el personal sanitario transmite a los Pallapupas (en ese momento no llevan la nariz puesta, por lo tanto, trabajan desde la realidad) toda la información referente a los pacientes que visitarán: nombre, edad, estado físico y emocional y si hay alguna situación familiar especial.
    2. B. Una vez conocidos los datos de cada paciente, llega la actuación, que es improvisada con un hilo argumental de base, y que en cada habitación que visitan o situación que viven van adaptándola artísticamente a las necesidades de cada niño, niña o persona mayor.
    3. C. La devolución es la tercera de las fases, y es aquí cuando se vuelven a reunir con el personal sanitario para informarle sobre las situaciones vividas, si habido alguna evolución del paciente o algo a destacar, ya sea positivo o negativo.
  • 6.- La formación es continua: ¡los Pallapupas nunca dejan de aprender!
  • 7.- La higiene y el vestuario de los Pallapupas son también dos aspectos que se tratan de forma profesional, realizan un protocolo de higiene, no llevan maquillaje, ni perfume y su vestuario es colorido y alegre pero no excesivo.
  • 8.- Motivación, curiosidad y aprendizaje son habilidades marcadas por el método. La profesionalidad, el respeto y el trabajo en equipo son algunos de los valores de Pallapupas.

Por todo esto necesitamos tu ayuda, ayúdanos a dignificar nuestro trabajo para poder seguir llenando de risas los hospitales ¡Hazte socio de Pallapupas o haz un donativo!

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • YouTube
  • Instagram